El efecto de los pigmentos blancos para la salud vardiovascular

,

Escrito por:

Dra. Nathalia Pérez Ortega. Nutricionista Dietista U. de A., Esp. en Gerencia de la salud Publica del CES. Subdirectora Clínica Nutricional de Antioquia

 

El corazón es un músculo que trabaja 24 horas al día todos los días del año, pero ¿nos hemos puesto a pensar si será posible, que nunca se canse? Pues la respuesta es SÍ.

Pero el corazón no sólo se cansa y funciona mal por un exceso de trabajo, también se puede ver afectado por un inadecuado  estilo de vida y por una baja calidad nutricional  de la dieta.

 

Según la Organización Mundial de la salud, OMS, las enfermedades del corazón constituyen la principal causa de mortalidad mundial, pero el 80% de estos fallecimientos se podrían evitar con un cambio en el estilo de vida, es decir solo con adoptar buenos hábitos alimentarios, ejercicio frecuente y control del estrés, abandono del cigarrillo y del alcohol, se logra protección para el funcionamiento del corazón.

Son muchos los alimentos que pueden ayudar al cuidado del corazón, entre ellos tenemos los de color blanco y muy especialmente, aquellos de tipo vegetal, como la cebolla, el ajo, la coliflor, los espárragos, la manzana, la pera, el banano y  la guanábana entre otros. Sus propiedades han sido ampliamente estudiadas por los expertos en nutrición, pero advierten que ninguno de ellos por si solo es capaz de generar cardioprotección, por lo tanto se debe incluir variedad y equilibrio en la selección alimentaria.

 

Describamos algunas propiedades de estos alimentos blancos:

Todos tienen en común compuestos como los tioles, compuestos ricos en azufre, potentes activadores de las enzimas de detoxificación hepática y protectores de  tejidos específicos. En las arterias tienen la función de evitar que se forme la placa ateromatosa, una de las principales causas del infarto agudo del miocardio y de la enfermedad cerobrascular.

  1. La manzana: Dice un viejo refrán…“Una manzana cada día, del médico te ahorraría”
    La manzana es rica en fibra y un flavonoide llamado quercetina. Desde el punto de vista nutricional, la manzana es una de las frutas más completas.  Contiene fructosa (el azúcar de la fruta) vitaminas E y C, fibra, potasio y magnesio, entre otros nutrientes. Las investigaciones dicen que tan solo 30 gr. (1/4 de una unidad grande) de esta fruta, consumidos diariamente, puede disminuir en un 9% el riesgo de enfermedad cardiaca. Su alto contenido de pectina, un tipo de fibra soluble ayuda a que el cuerpo disminuya los niveles de colesterol en sangre, pues de acuerdo con estudios realizados en diversas naciones, como Francia, Italia e Irlanda, se ha establecido que consumir dos manzanas al día puede reducir hasta en 10% esta grasa a nivel sanguíneo.

 

  1. La pera: Además de sus cualidades gustativas, esta fruta posee extraordinarias propiedades nutricionales y es la mejor tolerada por el organismo por ser la menos alergénica. Es muy digestiva cuando está madura, de ahí el dicho popular “peras, come cuantas quieras”

La fibra insoluble y soluble también está presente dentro de las propiedades de la pera, favoreciendo la eliminación del colesterol y regulando la función intestinal.

La pera es la fruta que posee la mayor concentración de pectina, por lo que se convierte en un elemento excelente para evitar el estreñimiento, mejorar la intolerancia a la glucosa y provocar  efectos hipocolesterolémicos. Por su bajo contenido en sodio, hidratos de carbono y alta cantidad de potasio, resulta muy recomendable para la diabetes, hipertensión arterial y afecciones cardiovasculares.

 

  1. El banano: Es la fruta número 1 que consumen los principales atletas del mundo, debido a su contenido de energía y de potasio.

El potasio que contiene,  es un mineral vital que ayuda a normalizar los latidos del corazón, envía oxígeno al cerebro y regula el balance de agua corporal.

 

  1. La guanábana: La pulpa de la guanábana esta constituida principalmente por agua; además proporciona sales minerales, potasio, fósforo, hierro, calcio, lípidos, tiene un alto valor calórico debido a la presencia de hidratos de carbono; además es rica en vitamina C y provitamina A, así como en vitaminas del complejo B.

La principal sustancia que contiene esta fruta se llama Anonacina y tiene un efecto vasodilatador y sedativo. Sus azucares son pocos, por lo tanto beneficia a las personas diabéticas e hipertensas

 

5. La cebolla: es una muy buena fuente de vitaminas C y B6, hierro, folato y potasio; pero son sus fitoquímicos incluyendo el flavonoide quercetina y disulfuro de alilo los que llaman la atención de los investigadores.

Se cree que los compuestos de azufre de la cebolla, tienen propiedades de anti-coagulación, así como la facilidad de mejorar  los perfiles de lípidos o grasas en la sangre. El Allium y disulfuro de alilo de esta, también ha mostrado disminuir la rigidez de los vasos sanguíneos al mejorar la liberación de óxido nítrico, ayudando a disminuir el riesgo de enfermedad arterial coronaria, enfermedades vasculares periféricas y  embolias.

La quercetina en las cebollas también es benéfica, ya que ofrece propiedades antioxidantes y antiinflamatorias que pueden aumentar la salud del corazón. Es interesante su contenido en glucoquinina, una sustancia hipoglicemiante considerada la «insulina vegetal», pues ayuda a combatir la diabetes.

 

6. El ajo: Se utiliza para moderar condiciones relacionadas con el corazón y el sistema sanguíneo; las cuales incluyen la presión arterial alta, el colesterol alto, las enfermedades de las arterias coronarias, los ataque del corazón y el endurecimiento de las arterias o arterioesclerosis. Es antiinflamatorio y vasodiltador.

Hay mucha variación entre los productos de ajo que se venden con propósitos medicinales. La cantidad de alicina, el ingrediente activo y la fuente del olor distintivo del ajo, varía de acuerdo al método de preparación. La alicina es inestable, y se transforma muy rápidamente en otra sustancia química, por eso algunos fabricantes se aprovechan de esto y envejecen el ajo para controlar su olor. Pero esto también disminuye la cantidad de alicina y compromete la eficacia del producto. Algunas preparaciones y productos de ajo sin olor podrían contener muy poca alicina, o bien nada. Los métodos de preparación que involucran aplastar el diente de ajo fresco liberan más dicho compuesto.

El consumo de ajo es PROBABLEMENTE SEGURO para la mayoría de la gente, pero puede aumentar el riesgo de sangrado. Ha habido informes de sangrado después de una cirugía en personas que han tomado ajo. Se han reportado también casos de asma en las personas que trabajan con ajo y es posible que también produzca otras reacciones alérgicas.

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *